La importancia de las conversaciones de calidad en las organizaciones

  • Post category:Novedades

¿Alguna vez te pusiste a pensar si conversas lo suficiente? ¿Si conversas de forma constructiva? ¿O el impacto que tienen las conversaciones en los demás?

La vida transcurre entre conversaciones. Todo parte de una conversación: conversaciones con nosotros mismos y con los otros. ¿Cómo logramos nuestros objetivos, nuestros sueños? Partimos siempre de una conversación.

Foto por Charles Deluvio

Las conversaciones son reflejo de la calidad de las organizaciones

Cuando estaba estudiando coaching –hace ya algunos años– una de mis maestras coaches preguntó: “Si pudieran levantar el techo de una organización y observar desde arriba, ¿qué verían?”. Su respuesta fue que observaríamos “redes conversacionales”.  Eso son las organizaciones, son redes conversacionales en las que todo es conversación. Conversamos con otros para conocernos, acordar, alinear, delegar, negociar, evaluar, dar feedback, reconocer, etc. Esa reflexión me quedó grabada por siempre.

Hace muchos años que me dedico a la Gestión Humana; he acompañado y trabajado en áreas de RRHH en diversas empresas uruguayas y del exterior. Actualmente soy Gerente de Gestión del Talento en una empresa internacional (Gómez Platero Arquitectura & Urbanismo) y, a lo largo de toda mi experiencia profesional, he aprendido que la calidad de las conversaciones que suceden dentro de una organización define la calidad de la organización.

Como dice Humberto Maturanala calidad de nuestra vida depende de la calidad de nuestras conversaciones”. 

La calidad de la vida empresarial, el desarrollo del talento, el desarrollo de la carrera profesional, la productividad y la efectividad dentro de las empresas, dependen de la calidad de las conversaciones que se producen en ellas. Me refiero a conversaciones enfocadas a comprender y conocer al otro, con todo lo que el otro trae y muestra: lenguaje, emoción y cuerpo.

La conversación como herramienta estratégica

La conversación es una herramienta estratégica. La conversación es generadora o destructora de energía porque con ella se facilita la reflexión, la capacidad de autocrítica, de cómo nos vemos y cómo vemos a los demás, la claridad de objetivos, la búsqueda de oportunidades y los distintos planes de acción presentes y futuros.

Las conversaciones clarifican, inspiran y producen cambios. Son generativas y creativas porque tienen el poder de llegar y conectar a la vez la cabeza y el corazón de las personas.

Desde las áreas de Recursos Humanos tenemos el gran desafío de impulsar, acompañar, custodiar y dar ejemplo a los líderes y no líderes de las organizaciones. Debemos ayudarlos a comprender que mantener conversaciones efectivas y afectivas hace y genera una gran diferencia.

Si únicamente tenemos presente los resultados que hay que lograr y nos olvidamos del ser humano que hay detrás de cada acción, cometemos un grave error.

Características de una conversación de calidad

  1. que sean honestas, genuinas y oportunas;
  2. que pongan en juego la escucha activa, escuchando lo verbal y lo no verbal;
  3. que le dediquemos tiempo y espacio;
  4. que estemos presentes.

¿Qué cuestiones hay que tener en cuenta en una conversación de calidad? Que sean conversaciones honestas, genuinas, oportunas, que pongan en juego la escucha activa, escuchando lo verbal y lo no verbal, que le dediquemos tiempo y espacio, y, fundamentalmente, que estemos presentes.

Consciencia de lo que sentimos y transmitimos

Cuando te dispones a entablar una conversación ¿tienes en cuenta tu estado emocional? ¿Prestas atención al estado emocional de la o las personas con las que estás conversando? ¿Qué dices de ti y del otro u otros? ¿Eres consciente de tus juicios (opiniones)? ¿Tienes la capacidad de separar “hechos” de “interpretaciones”? ¿Dónde te quedas enganchada generalmente?

En una conversación mano a mano se dan, por lo menos, tres conversaciones a la vez: la que sucede entre las dos personas que están conversando y la que cada uno de ellos tiene consigo mismo.

Si estamos más atentos a nuestra propia conversación o si la otra persona está atenta a la suya, no habrá una conversación de calidad entre ambas. Por lo tanto, hay que tener presente que la “radio interior” (el “Pepe Grillo“) va a estar allí y, si no aprendemos a bajarle el volumen, posiblemente impida que realmente escuchemos al otro.

En una conversación mano a mano se dan, por lo menos, tres conversaciones a la vez.

Por otro lado, si no somos conscientes de nuestras emociones y la de los demás a la hora de conversar, puede que tampoco logremos una conversación de calidad. Imagina si te toma la furia y vas desde esa emoción a la conversación, ¿cuál será el resultado? ¿Será realmente el que querías obtener?

Para lograr conversaciones de calidad debemos que ser empáticos, lograr conectarnos con la o las otras personas, para que el canal conversacional fluya en ambos sentidos.

El objetivo de las conversaciones

Tener presente el objetivo de la conversación, “el para qué”, es clave.  Quizás puedas preguntarte “¿Qué me quiero llevar de esta conversación?” o “¿Qué quiero que se lleve el otro? “.

Las conversaciones de calidad construyen puentes colaborativos, cocreadores de ambientes sanos, confiables y saludables.

En las organizaciones necesitamos personas comprometidas, satisfechas, felices, motivadas y altamente productivas. Te invito a que pongas en juego conversaciones de calidad que generen esas emociones tan importantes, que inspiran y revelan la mejor versión de nosotros y de los demás.

¡Construyamos organizaciones con redes conversacionales de calidad!

“Todo vivir humano ocurre en conversaciones y es en ese espacio donde se crea la realidad en que vivimos”

Humberto Maturana

María Cecilia Igorra es Coach Ontológica, Directora y Socia de SbS Team, Gerente de Gestión del Talento en Gómez Platero Arquitectura & Urbanismo, Coach Ejecutiva y Facilitadora de herramientas de Liderazgo en Xn Partners.